Blogia
Filohelenismo // Φιλελληνισμός

¿Qué es la esperanza?

¿Qué es la esperanza?

¿Qué es la esperanza? Es lo último que quedó en la caja de Pandora cuando ésta la cerró, tras escaparse de allí todos los males y expandirse contra la raza humana. Teniendo en cuenta que todo cuanto escapó de la cajita eran cosas negativas, ¿habría que pensar también en la esperanza como algo negativo? Tradicionalmente se ha venido pensando lo contrario. Así lo creía yo, que era algo positivo, hasta que un día en clase de griego (era aún en bachillerato) la profesora planteó el dilema y el tema quedó abierto. Es cierto que no tiene fácil respuesta. Desde entonces nunca he vuelto a tener una idea clara de lo que representa la esperanza para el ser humano. Como decía nuestra profesora, desde el momento en que tenemos esperanza es porque algo no va bien y esperamos que algo mejore, que algo salga bien… Si las cosas nos van bien no hace falta tener esperanza porque se entiende que entonces somos felices, ¿no? Luego el tener esperanza implica que algo no funciona bien. Sin embargo nos resulta necesaria en las dificultades porque sin ella nos hundimos, sin ella todo es negro y todo irrecuperable, insalvable; quizá simplemente podría tratarse de un soplo de aire fresco dentro de nuestras desgracias, un soplo que nos sigue dando vida para ayudarnos a ver las cosas con otro color más vivo y animado. En tal caso se trataría de un elemento positivo, pero… ¿qué hacía dentro de la caja de los males que Pandora abrió? ¿La consideraban los antiguos griegos un mal? ¿Una virtud acompañando a los males, tal vez?

 

Aristóteles la definía como el sueño del hombre despierto, pero para Platón era algo peor, pues la consideraba una insensata consejera. Para Sócrates “el alma necesita nutrirse de esperanza, igual que el estómago de alimento”; Eurípides decía: “El hombre superior es el que siempre es fiel a la esperanza”, Esquilo la definía como el alimento de los exiliados, pero en cambio Sófocles la responsabilizaba de la prolongación del sufrimiento humano. Dentro de la lírica arcaica encontramos una valoración negativa que nos ofrece Semónides de Amorgos, quien en unos de sus versos afirma: “Una pueril esperanza alimenta a todos los que aspiran a lo irrealizable”. Tales de Mileto piensa: “La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que lo han perdido todo, la poseen aún”. Menandro considera que en la adversidad el hombre es salvado por la esperanza. Quizás Demócrito juzgara oportuno guardar cierta medida de esperanza, ya que según él la naturaleza se basta a sí misma, por esto vence con menos y con lo seguro, las demasías de la esperanza. Teócrito afirma: “Mientras hay vida, hay esperanza”, quizá una de las expresiones más conocidas por todos. En el mundo latino encontramos a Séneca manifestando que las esperanzas se encadenan, o a Cicerón reiterando la idea ya transmitida por Teócrito: “Mientras al enfermo le dura la vida, le dura la esperanza”. En una expresión más poética, Ovidio nos cuenta: “La esperanza hace que agite el naúfrago sus brazos en medio de las aguas, aún cuando no vea tierra por ningún lado”. Con la llegada del cristianismo se popularizó la idea de la esperanza como algo bueno y necesario, aliada de la fe, amiga del ser humano. Es quizá la visión que predomina en nuestros días.

 

En la Grecia moderna, ya del siglo XX, encontramos un escritor que reflejó su desesperación en el título de una de sus obras: Se busca esperanza. Antonis Samarakis, autor de esta pequeña colección de relatos cortos (muy recomendable, por cierto), nos cuenta lo siguiente en la primera parte de su prólogo:

 

“En 1954, al tiempo que escribía los doce relatos de la colección Se busca Esperanza, mi primer intento de prosa narrativa, yo mismo era el que no tenía esperanza. En un mundo trágicamente absurdo y absurdamente trágico, estaba desnudo de esperanza y, sin embargo, paralelamente buscaba esperanza, anhelaba esperanza. Tenía hambre y sed de esperanza. Hoy, en 1990, han transcurrido treinta y seis años enteros y verdaderos, en un mundo igual o, quizá, todavía más trágico. ¿Acaso he dejado de ser una réplica de aquel Antonis de 1954? No. La lucha agónica por la esperanza es siempre el epicentro del acontecer humano. En cada rincón de nuestro planeta, y en el extremo occidental del Mediterráneo, en mi querida España, pero también en el extremo oriental, en mi querida patria, en Grecia”.

Extraído de la edición en español de Ediciones Clásicas, traducida por Elías Danelis y Alicia Villar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

13 comentarios

josue -

la esperanza es muy importante para nuestra vida por si lo hay pensamos en un futuro que esta de venir con que lograr mas adelante.aunque los griegos pensaron que fue un mal de los peores malos ..cuando pensamos en la esperanza pensamos q algun dia habra una respuetra de lo que queremos lograr.. analizalo.

johnathan ulloa -

EXACTO! LA ESPERANZA ES DE DIOS ,MATEO 19; 26 , "LO Q PARA EL HOMBRE ES IMPOSIBLE PARA DIOS TODO ES POSIBLE " , SOLO CONFIA EN EL OK !

77 -

LA ESPERANSA SON ESTRELLAS

Natalia(tupijita_linda@hotmail.com) -

La fuente de la esperanza está en Dios que solo puede amar y que nos busca incansablemente

Natalia(tupijita_linda@hotmail.com) -

La fuente de la esperanza está en Dios que solo puede amar y que nos busca incansablemente...!

moi -

«La fuente de la esperanza está en Dios que solo puede amar y que nos busca incansablemente.»

Evita peligros -

Me encantó el artículo, y lo encontré precisamente porque quería saber si lo q necesitaba era eso: esperanza.
Coincido en que la buscamos sólo cuando la necesitamos, desafortunadamente todo ser humano, lo acepte o no, necesitamos la esperanza, tan solo cada dia, cuando despertamos, conciente o inconcientemente, tenemos la esperanza de terminar ese día con vida, y todo lo q implica vivir (alegrías, tragedias, etc).

Annula -

¿Cómo que ni mencionar a Nietzsche? Pues claro que se le puede mencionar, coincido plenamente contigo en que en Nazilandia se hizo una interpretación incorrecta de su filosofía. Para mí es uno de los mejores filósofos que ha existido. ¡Saludetes! :)

Rocío -

...y es increíble encontrar interpretaciones totalmente opuestas a la que resulta más evidente, pero claro que los griegos la consideraban como el peor de los males...qué no fué por eso que estaban felices de que se quedara allí dentro?, que no es nuestra elección tener esperanza (prolongar un sentimiento tan amargo). Nietzsche lo menciona en uno de sus libros, jeje, no recuerdo si en su famosísimo "Zaratustra" o en el "Anticristo"...pero ni mencionar a Nietzsche, ya que muchas personas lo mal interpretan, eso creo, creo que lo relacionan mucho con Hitler, por la idea tan drástica del superhombre, pero en realidad Hitler solamente fué una triste parodia, justificaba sus actos de crueldad con tan gran obra. En fin, creo que son las mismas personas que detestan a Freud ¬¬

alexa -

la esperanza solo sirve para que el golpe sea mas duro, como bien dice el articulo, salio de la caja de pandora

Juan Diaz -

La esperanza no es tanto una quimera. Muchas veces esperanza (es esperar lo que viene)aguardar con ansia y felicidad lo que sabemos que viene (un familiar que desde lejanas tierras nos viene a ver), es esperar con ansias un remedio o algún medio que puede salvar una vida, etc.
Cuál es la esperanza del creyente?: la Venida de Cristo por segunda y última vez. El cristiano espera con certeza absoluta esta segunda venida de Cristo, si no alcanza a verla, al menos lo hará algún sucesor suyo.
La esperanza se termina cuando lo que esperamos llega. Por esto es que el agnóstico no tiene este tipo de esperanza. Para ellos el ser humano muere y desaparece o se transforma en gusanos y tierra.
Por eso, el que tiene esperanza vive sabiendo que hay trascendencia.

Gracias

rafael alumno de la primero de mayo bolivia cochabamba -

lo que escribio me parecio muy bueno me encanto me parecio increible felicidades
y sigan adelante

Esther -

Kalo Pasxa!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres